jueves, 5 de febrero de 2009

Mujeres de Arena

Parte 4


15 de Abril de 1823

-Londres-


Era una noche lluviosa y horrible en Londres, como siempre lo habían sido, pensó Evelina Merton Berry de 18 años de edad, saliendo de una taberna, algo alcoholizada. Había estado celebrando con sus socios y con su padre adoptivo y jefe, Richard Berry, el asalto exitoso de un banco. Habían robado muchísimo dinero Unas bolsas más para el tesoro de su padre. Recordaba el día en el que Richard Berry había “caído del cielo” proponiéndole ser su aprendíz, convertirla en profecional y prometiendole también, una gran fortuna por ser su heredera. Desde entonces, vivía una ventura tras otra; y se llenaba de lujos: tenía los mejores vestidos -aunque ella prefería los pantalones- las mejores joyas, perros de raza, caballos y todo lo que podía desear.

Tambíen había entablado una excelente amistad con su padre. Richard era un buen hombre: le enseñaba con dedicación y paciencia y terminaban carcajeándose como grandes camaradas en las noches de fiestas como esa. Ella era su mano derecha y la única persona con la que podía contar. Le debía mucho a ese hombre, pero tenía una forma muy efectiva de agradecerle su generosidad: era eficiente, astuta y rápida en sus crímenes. Era, practicamente, la mejor criminal de Londres... ¡Y con sólo 18 años!. Ese hecho le había aumentado el ego y los triunfos acumulados en esos dos años de artimañas la moldearón haciéndola extrovertida, liberal, de inteligencia agudísima y de un humor excelente.

Recordaba con ese mismo humor la niña pequeña y asustadiza que fue una vez, ántes de su “golpe de suerte”, como a ella le gustaba llamarle a la aparición de Richard. Cuando el la encontró, o más bien, cuando ELLA lo encontró a el, quería llevarla a conocer la “casita”, como la llamaba su padre con toda la falsa modestia con la que se puede llamar a una mansión enorme ubicada en el barrio de Camden Town, ella se resistió a ir porque primero tenía que recoger las pocas pertenencias que le quedaban, ocultas bajo el Puente de Londres: un pequeño retrato pintado a mano de su madre, Adalia Merton, un pañuelo de seda bordado que también le había pertenecido a ella y la muñeca que le regaló, en el día de su cumpleaños, hace trece años de ese mismo día.

La forma en que ese hombre tomó tan brutalmente a su madre y cuando clavó un puñal en su pecho se le gravarón en la mente con fuego. Núnca logró olvidar esas escenas que de vez en cuando la perseguían en algunas madrugadas en forma de pesadillas. Y lo peor era que las recordaba con tal precisión como si hubiera pasado el día anterior a ese. Su casa y el cuerpo de Adalia se habían quemado por los estallidos y el caos del fuego que arrasó hasta el último ladrillo. Afortunadamente, Evelina consiguiño salvar esos tres objetos y los había cuidado como los tesoros que eran para ella. La muñeca estaba intacta, seguía intacta en su habitación, guardada con mucho cuidado en un baúl. Núnca había jugado con ella, porque no había tenido la oportunidad: había tenido que obtener comida como sea para sobrevivir.

A pesar de el aspecto oscuro de sus pensamientos se sentía feliz y animada por el ron y la cerveza. Richard y sus socios se habían ido a “finalizar la celebración” a un prostíbulo pero ella no tenía la intención de pasar la noche con un bello hombre andrógino. Sólo quería acostarse en su gran cama y dormir entre almohadas rellenas de plumas de ganso y enrollarse con sábanas de terciopelo y seda.

Estaba por subir a su coche, cuando divisó bajo una carreta de verduras unos ojos dorados abiertos como dos lunas llenas, que la observaban.

Espérame un momento, Phillip” le dijo Evelina a su cochero el cual aceptó gruñiendo e insultando a la lluvia.

Se acercó a los ojos enormes y se agachó para contemplarlos mejor. Descubrió que era una muchacha muy delgada y de cabello castaño y a la altura de los hombros, inusual en las niñas...

¿Hola?” saludo Evelina son saber si era muda o algo por el estilo.

No contestó.

¿Tienes hambre?” preguntó ella.

La chica se asomó, saliendo de la oscuridad de su escondite y movió la cabeza lentamente en señal de afirmación.

Bueno... Espérame aquí” dijo Ivy.

La muchacha la vió entrar en una taberna y la vió volver con pan, queso y un vase de vino. Evelina la ayudaba porque comprendía perfectamente lo que era el hambre: estar días sin comer, observando las vidrieras de las panaderías y carnicerías y añorando los días en los que su madre le preparaba platos que, según ella, eran austeros pero que en esos momentos pensaba que eran festines dignos de los reyes.

La muchacha devoró febrilmente la comida y tragó deun sorbo el dulce vino.

Gracias...” susurró.

¡Oh, hablas!, pensaba que eras muda...” se sorprendió Ivy.

No, señorita. No lo soy. Muchísimas gracias por la comida y el vino” dijo la niña entrelazando sus dedos frios.

¿Cómo te llamas?” preguntó Ivy.

Mi padre... me llamaba Penny. Y me apellido... Trent”

¿Quieres comer más, Penny Trent? Apuesto a que no estás sacieada ni por asomo.” dijo Evelina abriendo al máximo sus ojos a tal punto que parecía una desquiciada que escapó de un hospital.

No tiene porque alimentarme, señorita, aunque agradezco su generosidad”

Evelina... Me llamo Evelina Merton Berry e insisto. En la mansión de mi padre hay una cocina monumental y una excelente cocinera. ¿Qué te parece?” dijo Evelina guiñandole el ojo de forma amistosa.

Pero señorita Merton Berry, ¿qué pensaría su padre al ver a una andrajosa mujer en su casa, en su cocina? ¡Me hecharía a los perros!” dijo Penny alarmada.

¿Cuantos años tienes?” dijo Ivy ignorando la excusa de la muchacha.

Dieciocho años, señorita Merton Berry.”

¡Como yo! Mira Penny: lamento decirte que no eres mujer aún, sino “muchacha”” dijo Evelina pensando que el cuerpo de Penny era seis años menos que su edad. “Además, mis perros no matan ni siquiera a las ratas ¿Qué te hace pensar que te matarán a tí? Y mi padre confía en mí y en todo lo que haga...”

Pero...”

¡Pero nada, Penny! ¡ Sentiré que me insultas si no vienes!”

De acuerdo, pero... luego me iré...”

Como quieras. Ven, subamos al carruaje que Phillip se está impacientando.” dijo Ivy pensando que no saldría jamás de la mansión. Necesitaba una socia y más que nada a una amiga. Se sentía sola a pesar del camaraderismo de Richard y este estaría segurísimo de adoptarla también y de tener una nueva aprendíz... Penny parecía ser una muchacha inteligente y era muy probable que no se resistiría a las propuestas de Richard que habían funcionado tan bien con ella misma... 

10 comentarios:

MiKa dijo...

:O


No había leido estos relatos todavia Iris ^-^

Muy bueno :D

A ver que onda Penny, aunque no me gusta, asi tan buena xD

Como van tus cosas?

Nay Tiyi dijo...

Penny?... el nombre me resulta inerte pero espero que sea un personaje interesante.

Como andas???
Mañana voy al cine a ver el sustituto :O
Jejej

Un beso!!!

Nay

P.d: Si que nos salió bien la danza de la lluvia... y el círculo de sal. Hoy se mezclo todo :O

Sukiomi dijo...

Todo es por golpe de suerte...
Concuerdo con las dos de arriba, Penny? Me recuerda a algún programa de Disney xD

Esperaré la continuación.

Nay Tiyi dijo...

Concuerdo con lo del nombre... parece de nena pequeña e inocente. Hasta un poco lela, jaja.

Me alegra que te haya gustado. Me esfuerzo para que la espera no sea muy grande ^^

El sustituto... ME ENCANTO!!
Un exelente director que hizo trabajar a dos muy buenos actores (ella y john malcovich) de un modo escepcional...
Estaba con una amiga en el cine y cada tres minutos nos llevabamso la mano a boca para reprimir esclamaciones. Y llore, como una idiota total!

Tenes que ver el curioso caso de benjamin button. Es hermosa y tambien esta muy bien acutada... Tambien llore, creo que estoy demasiado sentimental.

Hoy se podia repsirar... Paramos con los gualichos hasta que sean necesarios? (Me duelen las piernas de hacer la danza de la lluvia y tirar sal al mismo timepo se complica, jaja)

Vos como andas?? Alguna novedad? ^^

Un beso enorme!!!

Nay

Ann dijo...

que bonito capitulo

gracias

♥kiss♥

Ann

Luna Chuck Lovegood dijo...

Holaa algo que me llamo la atencion de tu blog es que...ME ENCANTAN TUS HISTORIAAS Y MAS QUE NADA ME ENCANTA IZZY STRADLIN
Bueno me encanto esta entrada :D
Espero verte seguido adioos ^^
Chuck
:)
Wow es increible encontrar alguien que tambien sienta ese afecto por Izzy, me siento en casa C=

Luna Chuck Lovegood dijo...

Tambien me encanta el manga ^^
& el anime y todo por el estilo...
Bueno disculpa que muestre mi emocion tan obsesiva, pero es extraño conocer personas asi en estos días...
Izzy es uno de los muggles mas hermosos del mundo

Lore_Cullen dijo...

Sera q Penny resulte buena como aparenta ser...ya estoy haciendo conjeturas :S espero la continuacion...

Saludos
Lore.

Luna Chuck Lovegood dijo...

I Know he's too...He! Tiene algo especiiaal qe lo hace INCREIBLEMENTE GENIAALMENTE ORIGINALMENTE LINDO ^^
Okay nos vemos tienes correo?
mira este es el miio susanevanna_finnigan@hotmail.com C= Nos vemo

Nay Tiyi dijo...

Primero: El sustituto. Es incrieble! No hay mucho mas que decirt al respecto.

Vi inframundo y me gusto. Aunque la 1 es ampliamente mejor y casi me puteo a unos pendejos en el cine que o paraban de hablar y decir idioteces.

Anoche volvi a ver Becoming Jane... Viste?? Van a estrenar Penelope recien ahora... Igual capaz la voy a ver para tener a James McAvoy en pantalla grande ^.^

Yo en el lugar de "cierta persona" (me da mucha ternura que lo llames asi ^^) tambien hubiera preferido las siestas. Sobre todo porque en mis sueños la flasheoo tanto que de ahi slaio mi historia.
Jajaja

Lo vas a ayudar a estudiar? ^^ :P

Un beso enormeeeeee

Nay =)

P.d: Hoy para curzar la calle, meti los pies hasta unos centimetros ams arriba que el tobillo. Por suerte estaba en ojostas.
¿Circulo de sal?